Venciendo la Parálisis Espiritual

Autor…..Rev.John E. Casanova

¿Te has preguntado alguna vez?
¿Porque estoy en el mismo nivel? ¿Por qué tengo que sufrir tanto? ¿Por qué tantas “pruebas”?
Miles de cristianos en el mundo padecen de una enfermedad que lamentablemente aun no ha sido tratada o aun no ha sido identificada, esa es, la parálisis Espiritual.
La parálisis espiritual tiene como signos y síntomas; el Miedo, Temor, estancamiento, poca o ninguna fe, pensamientos de derrota, pensamientos negativos, pensamientos de estar en la peor situación, culpabilidad, falta de perdón, entre otros. Lo primero que hay que reconocer en nuestras vidas es que Jesús nos perdono; pero es muy difícil comprender el perdón de Dios si nosotros aun no hemos aprendido lo que es perdonar. Tuve una experiencia con mi hija Danelis, ella me desobedeció y le dije; cuando lleguemos a casa estarás castigada; ella sabe cuál es el poder del perdón por que así le hemos enseñado; y me dijo estas palabras: “mami, por favor perdóname te prometo que no lo volveré a hacer dame una oportunidad” y dije dentro de mi;” ella tiene que aprender a que cada desobediencia tiene su consecuencia y cuando lleguemos a la casa va para el cuarto. Podría decir que al minuto siento la voz de Dios en mi vida que me dice: ella se humillo, te pidió perdón, ¿Por qué hay que juzgarla si esta arrepentida? mi corazón se compungió grandemente y reflexioné que así mismo nosotros somos con nuestro prójimo aun con nosotros mismos; decimos, si, te perdono, pero seguimos pensando en la consecuencia de lo que te hicieron, entonces vivimos con el concepto de perdón como que si, te perdono, pero..no olvidare lo que me hiciste, aunque no lo crean eso nos hace dudar de que Jesús nos perdono y borro nuestros pecados para siempre a tal nivel que jamás se acordará de ellos, entonces nosotros mismos, con nuestro pensamiento de culpabilidad disminuimos nuestra fe y eso nos lleva a los pensamientos de derrota y nos paralizamos de por vida. Y sucedió que trajeron un paralitico a Jesús, tendido sobre una cama; y al ver Jesús la fe de ellos dijo al paralitico, Ten animo; hijo, tus pecados te son perdonados, me impacta la expresión “ten animo” hijo, primeramente Jesús dijo una palabra. Dice la biblia que la fe viene por el oír; y el oír la palabra de Dios, Jesús le dijo: “animo”, el paralitico estaba con pensamientos de derrota, desanimado, deprimido, con temor, estaba enfermo de parálisis espiritual, la parálisis espiritual te estanca carnalmente, porque no puedes funcionar para la obra de Dios como Jesús quiere que funcionemos, luego que Jesús hace una gran obra en sus emociones, le dice “hijo”Jesús, le hizo saber, eres mi hijo y yo soy tu Padre, cuando el hijo ve a su padre siente confianza, seguridad, paz y amor; al menos así se supone que sea. Jesús no vino a imponer la Fe Jesús vino a Impartir Fe y confianza, una confianza tan grande como la que tendría un hijo a un padre y El le dio a entender al paralitico que tendría cuidado de él y la confianza en Dios nos aumenta la Fe, luego le dijo tus pecados te son perdonados. no le dijo, se sano, le dijo bien claro, TUS PECADOS TE SON PERDONADOS, Jesús subió sus ánimos, sano sus emociones, lo hizo sentir como hijo, tuvo amor, compasión, misericordia, le dio paz y entonces vinieron los obstáculos, Pensamientos negativos, dice que lo escribas comenzaron a juzgarlo en sus pensamientos diciendo que era un blasfema, los escribas estaban acostumbrados a la falta de perdón, ellos solo sabían que la ley era si pecas eres maldito, si pecas mueres, si pecas, a la cárcel, dijo David en un momento Saca mi alma de la cárcel para que pueda adorar tu nombre, a la cárcel van los declarados culpable, David en momentos tenía su alma presa por que vivía con pensamientos de culpabilidad, miedo, temor, falta de perdón. Entonces Jesús, que conoce nuestros pensamientos, le dijo a los escribas con autoridad, El hijo del Hombre tiene potestad en la tierra de perdonar pecados, tuvo que intervenir con los pensamientos de duda de ellos. Nosotros estamos rodeados de muchas personas como los escribas que piensan, que nosotros no tenemos autoridad para ser como Cristo, y cuando casi está llegando el milagro a nuestras vidas se estanca por que nos paraliza y se nos olvida d que en Su palabra dice que tenemos que ser como Él, entonces tenemos un pensamiento legalista , “yo no puedo hacer nada porque soy un pecador”,encerramos nuestra alma que es el asiento de nuestras emociones en un cárcel juzgándonos a nosotros mismos, paralizando nuestra fe, pensando en lo negativo, torturándonos, no tenemos la capacidad de perdonarnos a nosotros mismos, de tal manera no podemos perdonar a otros, Pablo es un vivo ejemplo, el llamado de Pablo, de perseguidor de los cristianos a un llamado apostólico es sorprendente, creen ustedes que Pablo se sentía culpable en algún momento por haber matado a cristianos?, la respuesta es sí, El era un ser Humano como nosotros y el también vivía en aflicción, Dios no mato a Pablo por perseguirlo, Dios no juzgo a Pablo por matar, Dios lo perdono, lo limpio, enfoco su Mirada y sus pensamientos, y le dio un ministerio poderoso, Hechos 26:12 Yo soy Jesús a quien tu persigues. Pero levántate, ponte sobre tus pies: porque para esto he aparecido a ti,(no para meterte en una cárcel, ni juzgarte) si no para ponerte por ministro y testigo de las cosas que has visto y de aquellas en las que me apareceré a ti, librándote de tu pueblo, y de los gentiles, a quienes ahora te envío, o sea tienes que predicarle y amar a los que odiabas, y a través de ti por medio de la Fe, ellos serán perdonados. La falta de perdón nos limita, la culpabilidad, el temor al fracaso, nos paraliza, Dice la Biblia en Gálatas 5:13 Estad pues firmes, en la libertad con que Cristo nos hizo libres, (o sea verdaderamente Libres Jn. 8:32-36) y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud. Así que si el Hijo (Jesús) os libertare seréis verdaderamente libres. Jn.8:36. No es fácil permanecer en libertad cuando nuestras mentes son esclavas de la culpa o la falta de perdón, quitemos el yugo de esclavitud, a veces somos esclavos de nuestras emociones, somos esclavos del temor. ¿Como lo sabemos? Porque el esclavo se sujeta al amo, y nos estamos sujetando al temor, a la derrota y nos enfermamos de parálisis espiritual, solo nos domina nuestro amo sea cual sea. Pero como podemos hacer para que esto no suceda en nuestras vidas?, pues déjenme decirles que siempre sucederá mientras estemos en esta tierra seguiremos padeciendo persecución espiritual, pero hay un remedio para que desaparezca la parálisis espiritual aunque de vez en cuando se sientan síntomas. Tenemos que despojarnos del viejo hombre, conforme a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre que está viciado conforme a los deseos engañosos, o sea tienes que cambiar tu estilo de vida pasado, recibir el perdón de Dios, perdonarte a ti mismo y ser una persona completamente nueva. Hay que vivir conforme a la palabra de Dios, no es difícil, el manual de instrucciones es la Biblia, léala y sabrá cómo se hace. No satisfacer los deseos carnales; Andar en el espíritu no es que seamos más santos que nadie, es que estemos firmes en la libertad que Cristo nos hizo libres para no estar más en oprobio, que nuestra carne se sujete al espíritu.
Mientras todo esto sucede, podrá darse cuenta que tendrá una lucha espiritual y mental muy grande, va a llorar, puede que te deprimas, podrías sentirte miserable y culpable pero lo importante es la firmeza, este proceso moldeara tu carácter, tu comportamiento, tu manera de ver todo, tu conversación y serás nuevo. Tu batalla mental no se acabara pero tendrás mas fuerzas y Fe Para resistir. Satanás anda como león rugiente buscando a quien devorar (el está buscando y siempre lo estará) El cual resistid Firmes en la Fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en nuestros hermanos en todo el mundo. En otras palabras esto no te está pasando a ti nada más es a todos los que han sido lavados con la sangre de Cristo. ¿Estarás tú preparado para resistir a un León? Creo que si estas padeciendo de parálisis Espiritual no podrás pelar contra el león Rugiente, y Concluyo con el tema del paralítico finalmente Dios le dijo LEVÁNTATE TOMA TU LECHO Y ANDA.

El Señor te dice, Ten Animo, hijo Tus pecados te son perdonados, Levántate y anda, Jesús le dijo a Pablo levántate y ponte sobre tus pies, amados esta es la única forma de resistir y enfrentarse a un león rugiente de Pies y firme, puede que te caigas, puede que pierdas fuerzas, puede que tengas pensamientos de derrota, que sientas debilidad, no es lo mismo debilidad que parálisis, El poder de Dios se perfecciona en tu debilidad mientras que con parálisis spiritual no puedes resistir, no importa cómo te sientas lo importante es resistir, les garantizo que huira de ti. Levántate, Toma tu lecho y anda siempre llevando todo pensamiento cautivo a la obediencia de Cristo.