TEMA: Llena Tu Copa Y El Cielo Se Estremecerá A Tu Favor

Autor……..Pastora Carmen Casanova

Texto…..Zacarías 12:10 dice: “Y derramaré sobre la casa de David, y sobre los moradores de Jerusalén, espíritu de gracia y de oración; y mirarán a mí, a quien traspasaron, y llorarán como se llora por hijo unigénito, afligiéndose por el cómo quien se aflige por el primogénito”

INTRODUCCIÓN

En la vida cristiana conocemos el significado de algunas palabras como: Fe, “la certeza de lo que se espera la convicción de lo que no se ve”. Gracia, “Regalo inmerecido”. Oración, “ hablar con Dios, colocarse anímica, espiritual y y mentalmente en la presencia de Dios”.

Pero entre el conocer el significado de una palabra y experimentar el accionar de dicho significado en nuestra vida a través del poder del Espíritu Santo, hay una gran diferencia.

No puedo entender realmente que es fe, sino soy expuesto quizás a quedarme sin empleo y vivir la experiencia que Dios supla sobrenaturalmente lo necesario sin tener que ir a pedir prestado o negociar en la prendería una joya.

No puedo comprender qué es gracia, si no he experimentado la salvación por medio de la Sangre de Cristo, y sentir que pese a mi pasado ya fui perdonado y no hay nada que me haga sentir culpable ni que el enemigo me puede señalar.

Así mismo, no puedo entender verdaderamente el poder que tiene la oración, si me limito a saludar a Dios por las mañanas como quien se asoma a la ventana a saludar un vecino, o como cuando miro que clima asoma para el día; si me limito a buscarle para apagar un incendio, o para aplacar una tormenta.

¿Te sientes satisfecho con la manera en la que oras?. ¿Recibes a menudo la respuesta de Dios?. ¿Sientes que el Espíritu Santo habla a diario a tu vida?.

Zacarías 12:10 dice: “Y derramaré sobre la casa de David, y sobre los moradores de Jerusalén, espíritu de gracia y de oración; y mirarán a mí, a quien traspasaron, y llorarán como se llora por hijo unigénito, afligiéndose por el cómo quien se aflige por el primogénito”

Quiero impartirle esta promesa divina y decirle que Dios está derramando un espíritu de gracia y de oración sobre su vida, y que hará algo extraordinario en adelante, algo que contará toda su casa.

Muchos quizás se colocaron una meta este año respecto a la oración: Ahora si voy a orar todos los días, voy a celebrar el altar familiar con los hijos, con la esposa, con mis padres. Pero llegado el momento surge una serie de circunstancias que hacen que eso no se cumpla y esas intenciones se quedaron en promesas y se las llevó en viento.

Esto a menudo trae frustración, indiferencia y apatía y dejamos de persistir y es cuando pensamos que Dios no nos escucha.

HAGA UN AUTODIAGNÓSTICO

Comience haciendo un autodiagnóstico, donde Ud. pueda reconocer en qué nivel se encuentra y de esta forma, tome una acción y determine cambiar su status de su oración, esto es como cuando Ud. siempre viaja en clase económica y decide viajar en adelante en clase ejecutiva, le aseguro que nunca más querrá volver a viajar en la anterior, porque la gloria y el poder de Dios 0será evidente en todo tiempo en su nuevo status.

NIVELES DE ORACIÓN

Mateo 7:7-8 dice: “Pedid, y se os dará; buscad, y hallareis, llamad y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá

¿En qué nivel te encuentras de oración?:

Clase económica: “Pedid, y se os dará”. Donde tu relación con Dios es transaccional. Desde que comienzas hasta que terminas pides y pides por tus necesidades. Pero y Dios que recibe de ti?.

Clase flexi: “buscad, y hallareis”. Donde aprendes a adorarle, a alabarle en medio de tu oración donde tú también das a Dios. Donde los beneficios son de ambas partes.

Clase ejecutiva: “llamad y se os abrirá”. Donde das a Dios, pero no tienes necesidad de pedir, porque tanto le conoces que sabes cuándo es el tiempo. Porque sabes que todo tiempo es bueno para acercarse, aun no haya para ti en el momento y valoras más ese estar a solas con El, y aún, tienes tiempo para orar e interceder por otros y es ahí cuando te ocupas de los asuntos del reino, que Dios se ocupa de las tuyas, aún sin haberlas pedido.

¿En qué nivel estás? Sube al siguiente, porque solo así podrás entender que el orar es el arma más poderosa, que tiene el ser humano desde su existencia para relacionarse con Dios. Antiguamente Dios mismo camina por el huerto y tenían un encuentro personal con Adán y Eva a diario. No tenían nada que pedir, todo estaba dado y a la mano, el asunto era de relación “face to face”. Luego de la caída del Hombre, es el único medio para poder volver a ese encentro, a esa intimidad. En el Huerto, allí estaba Dios mismo con su gloria; en la tierra, necesitamos un conector que una tierra y cielo.

LA ORACIÓN COMO CONECTOR

Mateo 18:18-20 dice: “De cierto os digo que todo lo que atéis en la tierra, ser atado en el cielo, y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en el cielo. Otra vez os digo que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquier cosa que pidiereis, les será hecho por mi padre que está en los cielos

Cuando ordenamos en la tierra, la cual señoreamos; el cielo habrá de responder. No según nuestros caprichos, sino conforme la misma voluntad de Dios. Pero también vemos que muchas veces no recibimos y la misma palabra dice que es por que pedimos mal. ¿Ante esto? Entender en el espíritu si es la voluntad de Dios y si está dentro del Kiros de Dios.

Pero también el texto nos da otro condición muy importante: “Si dos de vosotros se pusieren de acuerdo

La iglesia de Cristo necesita no solo hombres y mujeres de oración, necesita familias de oración, una familia comienza con dos y los mayores proyectos escritos en la biblia, comenzaron con familias, Abram y Sara, Moisés y Arón, el mismo Nehemías agrupó el pueblo por familias para la reconstrucción. ¿Cuándo fue la última vez que oraste con tu familia? ¿Tienes el hábito de hacerlo semanal, diario?………..

La Crisis viene a quitarte tu Túnica

Toda nación, todo pueblo, sociedad aun familias, están propensas a vivir un tiempo de Crisis en determinado momento, unos lloran desesperadamente, otros llegan al borde de la locura e intentan llegar al suicidio, otras se divorcian, mueren, se enferman y no saben qué hacer para poder salir de la situación económica que los agobian, pero más allá de tu incertidumbre y zozobras, hay una esperanza Juan 16: 33 (PDT) “…Yo les dije esto para que encuentren paz en mí. En el mundo ustedes tendrán que sufrir, pero, ¡sean valientes! Yo he vencido al mundo…”.

Esto fue lo que vivió José, el día en que el menos se lo esperó, fue vendido como esclavo por sus hermanos y comenzó un proceso terrible de trece años de crisis.

Génesis 37:28 (NVI) “…así que cuando los mercaderes madianitas se acercaron, sacaron a José de la cisterna y se lo vendieron a los ismaelitas por veinte monedas de plata…”

Fue así como se llevaron a José a Egipto. Pero José la misma noche que fue vendido llorando quizás, casi sin esperanza, tomó la palabra y leyó el libro Juan 16:33, y dijo: No me importa la Crisis, la situación tan dura que me toca vivir sus tú vas conmigo Padre, volveré en éxito.

¿Por qué viene un tiempo de Crisis?

Porque el pueblo está alejado de la voluntad del Padre y para que no perezcamos el Eterno trae un tiempo de crisis para volvernos a Él de todo Corazón (Jeremías 4:22). Por estar Ciegos y sordos a los mensajes del Eterno (Jeremías 35:15).

En un Tiempo de Crisis el Eterno trae cuatro cosas a tu vida:

1. Te hace hablar.

La crisis viene para hacerte callar la promesa que el Padre ha depositado en ti, para decirte que nunca lograras los sueños que están en tu corazón, que la realidad de tu matrimonio terminara en una sola cosa divorcio, que tu economía jamás levantará vuelo y vas rumbo a la quiebra, y desanimarte a tal punto que pierdas las esperanzas, pero el Padre hace uso de ella (La Crisis) para llevar a su pueblo a un Nuevo Nivel de Autoridad y Dominio.

Jeremías 1:4–10 (TLA) “Dios me dijo: «Yo te elegí antes de que nacieras; te aparté para que hablaras en mi nombre a todas las naciones del mundo». Le contesté: Dios todopoderoso, yo no sé hablar en público, y todavía soy muy joven. Pero Dios me tocó los labios y me dijo: No digas que eres muy joven.

A partir de este momento tú hablarás por mí. Irás a donde yo te mande, y dirás todo lo que yo te diga. No tengas miedo, que yo estaré a tu lado para cuidarte. Desde hoy tendrás poder sobre reinos y naciones, para destruir o derribar, pero también para levantar y reconstruir…”. El Eterno hizo la misma transición en la vida de José, cuando aparentemente todo estaba perdido por la crisis. Génesis 41: 41 (BT) “…Y Faraón dijo a José: He aquí, te pongo sobre toda la tierra de Egipto, Y se quitó Faraón el anillo de su mano y lo puso en la mano de José…”.

2. Te lleva a un nuevo nivel de Influencia.

José era el menor de once hermanos, y lo caracterizaba un deseo ardiente de estar al lado de su padre Israel, eso produjo que su papa le diera una túnica, que lo iba a diferenciar (Nivel de influencia) de entre sus hermanos, familiares y desconocidos a corta y larga distancia.

Génesis 37:3 (LBLA) “…y le hizo una túnica de muchos colores…”. Que te quiero decir con esto, que antes que venga un nivel de Influencia mayor sobre tu vida en presidentes, gobernadores, reyes, familias, debes ir por tu túnica de colores en la presencia de tu Padre y decirle: “Heme aquí Abba”. Pero en determinado momento José la perdió, se la quitaron pero El Eterno se la entregó de nuevo. Hoy vengo a Profetizarte… que la Túnica de colores que el Eterno te entrego, nadie que la puede quitar y si la has perdido hoy te es devuelta por él. Génesis 41: 42 (BT) “…y lo vistió con ropas de lino finísimo…”.

3. Prosperidad.

Hoy en día muchos lloran amargamente por la crisis que atraviesa el país, pero los hombres y mujeres de Fe, se levantan a vender los pañuelos a quienes lloran para traer la prosperidad del Cielo a nuestro favor, es el mejor momento para que el Pueblo del Eterno prospere.

Génesis 41:42 “…y le puso un collar de oro en su cuello…”. Después de apestar por el mal olor de la cárcel, de comer comida insignificante no acta para un ser humano, el Padre bendijo la vida de José con abundancia.

Hoy vengo a recordarte que él ha prometido bendecir la Obra de tus manos, es tu mejor momento para prosperar y operan en cosas que nunca has tenido.

Deuteronomio 28:12 (PDT) “El SEÑOR te abrirá sus riquezas y el cielo para enviarle lluvia a tu tierra en el momento preciso, y bendecirá todo lo que hagas. Tendrás dinero para prestarles a muchas naciones pero tú no pedirás prestado.

4. Multiplicación.

La intención original de los hermanos de José era verlo muerto, que no tuviera una descendencia poderosa y fueron un instrumento de la crisis, pero el mal que ellos predestinaron para su hermano, el Padre lo trazó para su sobrevivencia.

Génesis 41:50–52 (BT) “…Y antes que viniera el año de la hambruna, le nacieron a José dos hijos, los cuales le dio a luz Asenat, hija de Potifera, sacerdote de On. Y llamó José el nombre del primogénito Manasés, porque dijo: ’Elohim me hizo olvidar todo mi sufrimiento y toda la casa de mi padre. Y llamó el nombre del segundo Efraín, porque dijo: ’Elohim me ha hecho fructífero en la tierra de mi aflicción.

Es tanto la multiplicación que el Padre trae en un tiempo de crisis, que descendieron setenta personas a Egipto.

Génesis 46: 27 (TLA) “Contando a Jacob y a José, y a los dos hijos de José que habían nacido en Egipto, la familia de Jacob en Egipto fue de setenta personas en total. Pero cuando salieron, ¡fueron tres millones de personas! Aleluya…”

Conclusión

No Importa la crisis actual que estás pasando, en cualquier área de tu vida, hoy el Padre te ha traído para enseñarte que más allá de eso, él tiene un propósito con ella (Crisis) es llevarte a donde jamás pensaste, hablaras a reyes, presidentes, y entes gubernamentales el poder del evangelio, veras una prosperidad sobrenaturalmente Gloriosa, y una multiplicación de la nada a mucho, así que saca el pañuelo y comienza porque tu temporada de cosecha ha llegado.

Juan 4: 35 (PDT) “…Ustedes dicen: “Hay que esperar cuatro meses más para la cosecha”. Pues miren, yo les digo, levanten los ojos y observen los campos porque ya están listos para la cosecha…”.