El Buen Samaritano
Autor Pastor John E. Casanova
“Y he aquí un intérprete de la ley se levantó y dijo, para probarle: Maestro, ¿haciendo qué cosa heredaré la vida eterna? Él le dijo: ¿Qué está escrito en la ley? ¿Cómo lees? Aquél, respondiendo, dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas, y con toda tu mente [Deuteronomio 6:5]; y a tu prójimo
como a ti mismo [Levítico 19:18]. Y le dijo: Bien has respondido; haz esto, y vivirás [Levítico 18:5]. Pero él, queriendo justificarse a sí mismo, dijo a Jesús: ¿Y quién es mi prójimo?” (¿Lucas 10:25-29).
La historia del Buen Samaritano en Lucas 10 es tan representativa, que su personaje principal se encuentra registrado en los diccionarios. Sin embargo, en la parábola hay más de lo que nuestra interpretación común sugiere. Debemos recordar que la historia en sí era una respuesta a la pregunta: “¿Quién es mi prójimo?” Si bien la parábola tiene que ver con la ayuda a los maltratados, los indefensos y los olvidados, Jesús quiso enseñarnos más: cómo reconocer los múltiples rostros de nuestro “prójimo”. Él estaba ilustrando lo que era su amor, y diciendo que todos debían amar de la misma forma a los demás —no solo a aquellos que amamos por naturaleza, o que pensamos que merecen nuestra ayuda. He aquí algunos ejemplos de quien puede ser su prójimo:

Prójimo – plesion: “el que esta cerca de ahí, un vecino, un prójimo”. “No había granjas dispersas por las áreas agrícolas de Palestina; la gente, reunidas en poblados, se cruzaba al ir y volver de sus trabajos. Por ello, la vida doméstica estaba relacionada, en cada uno de sus aspectos, por un amplio círculo de vecindad. Los términos para vecino tenían por ello un campo muy amplio”
3- Aqui Vemos……..TRES PERSONAJES…

A éste hombre despojado, herido y casi muerto, se le acercaron tres hombres curiosos.

A- UN SACERDOTE: Quién viéndole, pasó de largo: Este sacerdote que venía de Jerusalén, quizás del altar o del templo, seguramente de la familia de Aarón y de la tribu de Leví, cuyo ministerio lo habría heredado por sucesión como muchos otros, santurrones, llenos de letras y puro uniforme. Por lo que se ve a través de la historia contada por Jesús, estaba muy lejos de extender su mano al caído. ¿En que estaría fundada la fe de este sacerdote? ¿Sacerdote de Dios? o ¿De la conveniencia?

B- UN LEVITA: Así mismo un levita, llegando cerca y viéndole, pasó de largo. Otro come-santos de la misma familia del sacerdote anterior; ¡Qué ambiente el de aquellos días verdad! Seguramente en el templo, todo, fuera del templo, nada. Me recuerda a muchos que en la iglesia son tan santos y afuera tan malas personas; dicen buenas palabras a Dios en sus oraciones, luego su boca es una letrina con los de afuera. No hagas tú lo mismo, respeta a Dios y a tú prójimo.

C- UN SAMARITANO: De la ciudad de Samaria, que significa atalaya-miradero. Este hombre pasando cerca de él, y viéndole fue movido a misericordia.
Misericordia – eleos: “es la manifestación externa de la compasión; da por sentado la necesidad en que la recibe, y recursos adecuados para afrontar la necesidad de parte de aquel que la exhibe” Se usa con respecto al hombre, “ por cuanto Dios es misericordioso con ellos, Él quiere que ellos muestren asimismo misericordia un os a otros”

Sabemos que los samaritanos y judíos no se daban entre sí, no había tratos entre ellos; por lo que presumo, éste hombre despojado y herido no sería judío, sino gentil. De allí, es que el sacerdote y el levita le tuvieron por nada. Este sacerdote y levita son figuras de la ley y los profetas, que por más que quisieron ayudar al hombre, con su actitud, más lo alejaron de Dios. Y acercándose, vendó sus heridas, echándole aceite y vino, y poniéndole sobre su cabalgadura, lo llevó al mesón y cuidó de él, sin dudas ésta parábola, habla de Jesús mismo; Él es el buen samaritano y el herido y maltratado es figura de cada uno de nosotros por la consecuencia del pecado.

1) Jesús: Personaje que construye el relato y lo utiliza para dar una enseñanza concreta. Parte del perfil de este personaje que interesa para el análisis de esta parábola es que: a) Jesús es un judío creyente para el cual los textos sagrados del Judaísmo (el canon hebreo) tenían un valor normativo; b) Jesús se muestra más cercano a la corriente farisea que a la saducea que controlaba el templo; 3) Por su cercanía a la corriente farisea, Jesús podía coincidir muy bien con otros grupos judíos (como lo samaritanos, por ejemplo) en su crítica al liderazgo del Templo.
2) Un intérprete de la ley, más bien de la Toráh: Personaje dedicado al estudio e interpretación de la Toráh (núcleo canónico central y normativo para la fe judía) que le plantea a Jesús una interrogante con el objetivo de hacerlo caer en una trampa).

¿Quiénes Son Los Samaritanos?
Pero primero un poquito de antecedentes. Los samaritanos son los descendientes de los matrimonios entre los agricultores judíos que los asirios dejaron atrás cuando conquistaron el Reino del Norte en el año 721 a.C. y los paganos que ellos reubicaron allí. El mezclar a las poblaciones conquistadas ere un procedimiento estándar de los asirios porque con eso se reducía la amenaza de una rebelión organizada. Los samaritanos eran odiados por los judíos debido a esos matrimonios mixtos y también porque habían incorporado los ritos paganos en su adoración a Dios (ambos estaban prohibidos por la ley judía). Aproximadamente una generación antes del tiempo de Jesús, un hijo del sumo sacerdote judío se fue y se casó con la hija del rey de Samaria, construyó una réplica del templo en el monte Gerizim e instituyó un sistema de adoración el cual produjo un gran escándalo. En su encuentro con Jesús en el pozo de agua (Juan 4:4-42) la mujer samaritana menciona eso (v. 19).
La región llamada Samaria fue nombrada así por la antigua capital del Reino del Norte y está localizada en lo que hoy día se conoce como la Ribera Occidental. Puesto que sus leyes les obligan a casarse solo entre ellos, la población samaritana ha decaído hoy hasta ser cerca de solamente 700 personas. No son palestinos, pero tampoco se les considera judíos y permanecen únicamente entre ellos. Algunas personas han igualado el tratamiento de los judíos hacia los samaritanos en tiempos de Jesús con el tratamiento de los blancos hacia los negros a principios del Siglo XX en el sur de los EE.UU. Entonces, el tener a un samaritano como el héroe de esta historia debe de haber captado la atención inmediata de la audiencia de Jesús. Por cierto, las ruinas del templo samaritano que se han descubierto recientemente están siendo excavadas para mostrarlas al público.
El antiguo camino a Jericó era un paso hondo y angosto junto a una de las paredes del profundo cañón. En los 27 kilómetros que distan de Jerusalén a Jericó, el camino desciende verticalmente 975 metros a través de un duro desierto lleno de peligros por los ataques de animales salvajes, en el mejor de los casos. En tiempos de Jesús también existía el peligro de ser atacados por asaltantes que se escondían entre las rocas. La renovación del templo había terminado así que muchos trabajadores habían quedado sin trabajo y al haber perdido su fuente de ingresos se dedicaban a robar para proveerle a sus familias. La gente de allí estaba muy bien familiarizada con los informes de violencia del lugar, y habían apodado el camino con el nombre de Adumim, el Paso de Sangre. El área en el fondo en donde el cañón se abre, cerca de Jericó, se conoce tradicionalmente como el Valle de Sombra de Muerte, del Salmo 23.
Y Ahora, De Vuelta a Nuestra Historia
Ustedes conocen cómo se desarrolla la historia. Un hombre que viajaba por el viejo camino a Jericó es asaltado por unos ladrones que le roban todo lo que lleva, dejándolo medio muerto y desnudo en el camino. Primero un sacerdote y luego un levita pasan junto a este hombre, pero ambos simplemente pasaron de largo ignorándolo. Luego aparece un samaritano. Se acerca al hombre mal herido, limpia sus heridas con aceite y vino, y lo sube a su cabalgadura. Lo lleva al mesón más cercano prometiéndole al dueño del lugar pagarle cualquier gasto en que incurra por cuidarlo hasta que regrese. Las dos monedas de plata que le da al mesonero habrían pagado una estadía de hasta dos meses en un hotel en esos días.
Entonces, si entendemos que hay un atisbo del cielo aquí y que todos los personajes en la parábola son simbólicos, tratemos de encontrarle el sentido oculto.
“Un hombre descendía de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de ladrones, los cuales le despojaron; e hiriéndole, se fueron, dejándole medio muerto” (Lucas 10:30).
Este hombre es una persona ordinaria que nos representa a usted y a mí en el camino de la vida. ¿Quién es el que nos atacaría, nos roba, nos desnuda y nos deja medio muertos? También sabemos que nuestra vestidura espiritual generalmente es referida en términos de vestido. “Todas nuestras justicias [son] como trapo de inmundicia” dice Isaías 64:6 mientras que el Señor nos viste con “vestiduras de salvación” y también con “manto de justicia” (Isaías 61:10). Entonces, ¿quién es el que se roba nuestra vestidura de justicia y nos deja espiritualmente muertos? Solamente Satanás es el que se roba nuestra alma.
“Aconteció que descendió un sacerdote por aquel camino, y viéndole, pasó de largo. Asimismo un levita, llegando cerca de aquel lugar, y viéndole, pasó de largo” (Lucas 10:31-32).
El sacerdote y el levita representan la religión organizada la cual por sí sola no tiene ningún poder para restablecer la vida espiritual y nos deja tan muertos como cuando nos encontró. El Señor hizo que Isaías dijera, “Dice, pues, el Señor: Porque este pueblo se acerca a mí con su boca, y con sus labios me honra, pero su corazón está lejos de mí, y su temor de mí no es más que un mandamiento de hombres que les ha sido enseñado” (Isaías 29:13). Jesús no vino a fundar otra religión. Él vino para que Dios se pudiera reconciliar con Su creación y para restablecer la paz entre los dos. Pero, tristemente, en algunas partes de la iglesia, las reglas humanas aun tienen más peso que la Palabra de Dios.
“Pero un samaritano, que iba de camino, vino cerca de él, y viéndole, fue movido a misericordia” |(Lucas 10:33).
Y eso nos deja con el Buen Samaritano. A pesar de que es odiado por sus propios contemporaneos, Él se acerca en donde nosotros nos encontramos después de que hemos sido atacados por el enemigo, despojados de toda justicia, abandonados y sin esperanza, perdidos en nuestros pecados, y más allá de la capacidad que nuestras obras religiosas puedan tener para acercarnos al favor de Dios.
“Y acercándose, vendó sus heridas, echándoles aceite y vino; y poniéndole en su cabalgadura, lo llevó al mesón, y cuidó de él” (Lucas 10:34).
Él sana nuestras heridas (Isaías 61:1), derrama aceite y vino y nos lleva a un lugar de consuelo espiritual en donde Él personalmente nos cuida. El aceite se utiliza para curar debido a sus propiedades tranquilizantes y relajantes. El aplicarlo a la piel produce consuelo. Representa al Espíritu Santo, nuestro Consolador. El vino era una sustancia antiséptica, un agente limpiador. Simboliza Su sangre vertida para la remisión de los pecados. Al momento de nuestra salvación, nosotros recibimos el Espíritu Santo como una garantía de nuestra herencia y somos limpiados en la Sangre del Cordero. Él ha tomado nuestras enfermedades y llevado nuestras dolencias (Isaías 53:4) y nos llevará a un lugar de consuelo. En Mateo 11:28 Él dijo, “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar”.
“Otro día al partir, sacó dos denarios, y los dio al mesonero, y le dijo: Cuídamele; y todo lo que gastes de más, yo te lo pagaré cuando regrese” (Lucas 10:35).
Antes de dejar esta tierra, Él pagó todas la deudas de nuestros pecados a Dios (representado aquí por el mesonero), confiándonos a Su cuidado. La plata era la moneda del rescate (Éxodo 30:12-15). Por favor observen que Él también aceptó la responsabilidad por nuestros pecados futuros. No fuimos redimidos solamente hasta el momento en que creímos, sino por el resto de nuestras vidas (Colosenses 2:13-14).
Entonces, el Buen Samaritano solamente puede ser el Señor Jesús, nuestro Salvador y Redentor.
¿Y que hizo ese hombre para merecer todo esto? Nada. Él ni se ganó su rescate ni proveyó ninguna contribución para su restablecimiento. Fue un regalo, una manifestación de la gracia en el corazón del Buen Samaritano. Y eso es así es con nosotros también. “Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres, nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo, el cual derramó en nosotros abundantemente por Jesucristo nuestro Salvador, para que justificados por su gracia, viniésemos a ser herederos conforme a la esperanza de la vida eterna” (Tito 3:4-7).